Las cuatro torres de vigilancia entre Benicàssim y Oropesa del mar

torres vigilancia benicassim oropesa

Las cuatro torres de vigilancia entre Benicàssim y Oropesa del mar

La Vía Verde arranca muy cerca del Restaurante El Torreón, al final del Paseo Pilar Coloma. Ya sabemos que es un paseo ideal para hacer durante primeras horas de la mañana o incluso por la tarde, cuando el sol estival no ataca tanto. Pero lo que no se sabe tanto es que esconde pequeñas joyas de la arquitectura militar y defensiva de la provincia de Castellón.

En su recorrido se pueden encontrar dos de las torres defensivas que evitaban los ataques de los piratas berberiscos, auténticos azotes de las costas de Castellón y que tantos problemas han dado a lo largo de siglos. Estos desembarcaban en zonas más escondidas y llegaban hasta las poblaciones costeras, causando el terror a sus habitantes.

Para evitar estos desembarcos, se levantaron varias de estas torres, que avisaban de la presencia de los piratas y hacían que las dotaciones militares se pusieran en guardia y que los habitantes de la zona se escondieran y protegieran.

En Benicàssim, a las puertas del Restaurante El Torreón se alza la torre que da nombre al establecimiento. La Torre de San Vicente se yergue junto a la playa a la que también da el nombre. Su presencia disuadía a los piratas, que buscaban otros puntos que atacar.

Pero no es la única torre que encontramos en este itinerario tan interesante y relajante. En la Vía Verde, y ya en el término municipal de Oropesa del Mar, encontramos la primera de las dos torres de vigilancia que se levantan en los escarpados acantilados que bordean este antiguo trazado ferroviario convertido en ruta senderista y ciclista.

La primera que encontramos es la Torre Colomera, de difícil acceso y que permite una excelente vista al horizonte. Una torre que se puede admirar desde uno de los miradores que se abren al Mediterráneo y que permiten contemplarla en todo su esplendor.

Un poco más adelante encontramos la Torre de la Cordà, de más fácil acceso y que también fue sumamente importante para la defensa de la costa castellonense. A esta torre se puede acceder de manera más sencilla y dejarse llevar por la historia que está escrita en las piedras de sus paredes.

En Oropesa del Mar encontramos la Torre del Rey, una imponente torre, también cuadrada como la Torre de San Vicente de Benicàssim, que se puede visitar desde las visitas guiadas que hacen en la Oficina de Turismo. Una línea defensiva que marcó el pasado de las dos poblaciones y que hoy se mantienen para hacer que la visita a Benicàssim y Oropesa del Mar sea mucho más atractiva.

Y después de ir y volver hasta Oropesa del Mar en este agradable paseo, no hay nada como dejarse agasajar por cualquiera de las especialidades del Restaurante El Torreón, para recuperar fuerzas y afrontar otra interesante jornada estival.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR