De senderismo por Benicàssim: las Agujas de Santa Águeda

agujas santa agueda_baja

De senderismo por Benicàssim: las Agujas de Santa Águeda

Benicàssim no solo es un lugar ideal para disfrutar de la playa y el sol. Además de sus muy conocidos festivales y rutas junto al mar, existe también la posibilidad de realizar rutas de senderismo por las montañas que se elevan a pocos metros del mar. Las más espectaculares son, sin duda, las Agujas de Santa Águeda, una formación de “puntas” de rodeno que se alzan junto al Desierto de las Palmas y que ofrecen un reto interesante para los que disfrutan de las rutas de senderismo. Se trata de una ruta ligera al principio, pero que se convierte en una aventura si finalmente se quiere trepar hasta cada una de las formaciones rocosas que coronan la montaña.

Las Agujas de Santa Agueda forman una silueta muy característica y se ven desde lejos. La ruta comienza junto el cementerio de Benicàssim, desde donde parte el camino que lleva hasta el sendero Pr-CV 397, que discurre en un principio por un camino asfaltado rodeado de naranjos. Tras un pequeño recorrido por este tramo, se llega hasta el inicio del camino, que comienza a ascender y que lleva a los senderistas por un vergel que pese a haber sufrido varios incendios, se ha ido recuperando y permitiendo que la vegetación vuelva a dominar este monte.

Finalmente, se llega al sendero que lleva hasta la primera de las agujas, que puede ser coronada con poco esfuerzo, aunque no es recomendable para personas con poca agilidad o que tengan miedo a las alturas. Es relativamente fácil llegar a la cima y desde luego, se consiguen unas vistas espectaculares del mar Mediterráneo, con Benicàssim junto a él. Se puede ir de una de las agujas a las otras atravesando senderos y todas tienen, más o menos, la misma dificultad para encarar su subida.

Es una sensación magnífica poder almorzar en lo más alto de la formación rocosa, porque las vistas son espectaculares. En una mañana tranquila se puede llegar a un par de las agujas y después encarar la bajada hacia Benicàssim. La bajada se hace rápida y permite alcanzar el nivel del mar en muy poco tiempo. Y, una vez en la playa, a los pies de la Torre de San Vicente, el Restaurante Torreón ofrece a los senderistas un menú ideal para celebrar la aventura matutina y recuperar las fuerzas para disfrutar de la tarde como se merece. ¿Hay mejor recompensa al esfuerzo realizado?



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR